800-736 8654 Contáctanos Solicitar una devolución de llamada

¡Finalmente vacaciones!

Es casi imposible llegar a julio y no pensar en los días de vacaciones. Puede que sea el mes más esperado del año por la mayoría de nosotros. Las opciones de destino son muchísimas, hay quienes eligen visitar grandes ciudades y los que prefieren disfrutar de la naturaleza en tranquilidad. Playa o montaña, grandes urbes o ciudades exóticas y desconocidas.

Cuando decidimos cruzar los límites de nuestro hábitat y visitar lugares todavía desconocidos, descubrimos nuevos paisajes, olores diferentes y característicos… pero, ¿escuchan nuestros oídos algo distinto también? Dependiendo del lugar que elijamos visitar, puede haber algún ser vivo que irrumpa nuestra tranquilidad vacacional. Tal vez algunos de ellos no sean muy visibles, que apenas los veamos, pero que no podamos sacarnos su zumbido de la cabeza.

El contacto con las distintas formas de expresión de la naturaleza puede ser maravilloso, pero no podemos olvidar que todos no estamos hechos para vivir en todos los sitios ni rodeados de cualquiera. De ahí que haya que tener precaución al viajar, ya que algunas especies pueden representar riesgos para nuestra salud. En este sentido, es muy importante que antes de aventurarse a investigar nuevos destino, estemos informados sobre el tipo de amenazas para la salud que puede suponer el contacto con un insecto, planta o animal determinado. Esto no significa que tengamos que irnos de curso intensivo con Bear Grylls a “A prueba de todo”, pero no está de más contar con un poco de literatura sobre el asunto para evitarnos un problema en nuestras vacaciones.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el verano es la época más propicia para proliferación de plagas y bacterias, por ello, es importante tomar precauciones. El aumento de las temperaturas hace que nuestras calles, hogares, restaurantes, jardines, albercas y otros espacios habitados por el hombre, sean más sensibles a la presencia de ciertas plagas, dado que se alcanza la época de mayor actividad de algunas especies, especialmente de insectos como cucarachas, hormigas, moscas y mosquitos, que se sienten atraídos por el calor, el agua, los restos de comida y la luz de esta temporada.

Existen algunas medidas preventivas y de control que pueden evitar el problema antes de que represente un problema de salud grave. Se recomienda no dejar restos de comida y cerrar bien las bolsas y cubos de basura; mantener una temperatura adecuada; sellar grietas, principalmente en los lavabos y fregaderos; y eliminar las malas hierbas y escombros. Además, si en el hogar hay mascotas, en especial perros, es necesario tener mayor cuidado ya que pueden ser el abrigo de algunos insectos.

Aunque seguir estas medidas ayudarán a combatir la incómoda presencia de estas plagas, hay que tener en cuenta que, en la proliferación de estas especies, también influyen otros agentes que se escapan de nuestras manos. Por lo tanto, empresas profesionales en el control y prevención de plagas como Rentokil deben ser las encargadas de establecer las medidas de control pertinentes. Rentokil es la empresa líder en México para el control de plagas y nuestros expertos entregan soluciones definitivas a tus problemas de plagas.

¿Dudas?, ya sea por plagas, virus o bacterias, podemos ayudarte!

Contáctate hoy con nosotros , somos expertos en plagas y desinfección de ambientes.

o Contáctanos aqui

Artículos relacionados