Recientemente, ha habido informes sobre roedores infectados con coronavirus vendidos como alimento en mercados y restaurantes en el sudeste asiático.