Los virus y bacterias en el ambiente pueden propagarse por contacto indirecto, es decir, por medio de la contaminación de superficies y objetos.