La propagación del COVID-19 ha planteado numerosos desafíos para la industria que produce y distribuye alimentos.