Proust ya lo sabía y lo reflejó en la primera novela de su saga “En Busca del Tiempo Perdido”. Esa magdalena y esa taza de té que llevan al narrador a rememorar los recuerdos de su...