Desde moscas bulímicas, cuya ansía por comer todo lo orgánico que se cruce en su camino les hace vomitar casi al tiempo que están ingiriendo, hasta chinches, que no contentos con la inseminación traumática que practican, directamente a...