– ¡Ummm, que bien huele! ¿No lo percibes? -¡Me encanta este aroma!  Bien puede parecer un comentario acerca de un perfume, ¿verdad? Pues pudiera ser, sí, pero esta vez estas expresiones me sirven para dar entrada...