900499022 Contáctanos Solicitar una devolución de llamada

Bichos en Halloween… uhhhh

-¡Buhhhhh!

Aggggggggg ¿pero qué hacesssss? ¡Menudo susto me has dado! Se quejó Peluda cuando su prima Sicaridaee,- la de los seis ojos-apareció dando un salto al centro de la tela de araña donde limpiaba sus patas.

 Mira que te tengo dicho que cuando vengas de visita me avises y no me provoques estos microinfartos. Luego me cuesta emitir 20 metros de seda extra con mis lindas glándulas sericígenas. Además me vuelves loca con esos seis ojos mirándome. ¿Por qué no usas tus gafas cubre cuatro ojos? Me mareas…

 - Veo que andas malhumorada,-contestó Sicaridaee-, nunca mejor dicho, porque mis seis ojos me hacen percibir mucho mejor… jejeje,- se burló.

Yo venía para invitarte a la fiesta de Aracnohalloween. Nuestra tía, Errante Brasileña ha llamado para decir que llega en los próximos días y trae suculentos manjares y sus patas llenas de su sutil veneno para aterrorizar a los advenecidos insectos que caigan en nuestras redes.

 - ¡Oh la tía Errante! Cuantas ganas tengo de verla. Eso sí que es una sorpresa, ¡y de las buenas!,-aseguró Peluda mientras le daba un ligero empujoncito a su prima para mostrarle sus reservas para la merienda. ¿Te apetece un bocadito de mosca negra?, las tengo en conserva desde este verano.

Mientras Peluda y Sicaridaee degustaban su “rico” tentempié comenzaron a organizar las actividades que harían para la noche de Aracnohalloween. Pensaron en todos los detalles, la cantidad de metros de seda que tendrían que tejer para reforzar la seguridad al hueco del viejo Roble donde tendría lugar la actuación de la Viuda Negra.

Oh, la adorada Viuda Negra, la madre de todas las arañas. Hacía mucho tiempo que no aparecía en concierto. Se había retirado unos años para recuperarse del dolor que le había provocado el fallecimiento de sus últimos tres maridos. En su entrevistas a la cadena AracAtack, la que contaba con mayor audiencia en entre sus congéneres, confesó que los amaba tanto que no podía evitar darles un besito picadura cuando terminaban de aparearse y, claro, era tan su ímpetu que se excedía en el cariño provocándoles sin querer la muerte instantánea.

De hecho los súper héroes esos de los que tanto hablaban al otro lado del bosque habían capturado algunas de sus amigos para investigar antídotos en contra de sus besitos amorosos.

Le había costado salir de semejante trance pero ya se encontraba mucho mejor y necesitaba mover su abdomen globoso tan lindamente decorado con esas pequeñas manchitas rojas que la hacían tan… digamos…apetecible.

Peluda y Sicaridaee tendrían que tejer durante los próximos cuatro días para tener una red lo suficientemente fuerte que soportara la masiva llegada de las pequeñas Patú Digua. Formaban parte del club de Fans de Viuda Negra y a través de las redes sociales había corrido la voz hasta agotarse las entradas en menos de una hora.

De todas formas contaban con la ayuda de las vecinas. Aunque éstas estaban más centradas en preparar los canapés con los que agasajarían a los invitados a la fiesta: mosquitos, saltamontes, avispas, arañas, grillos… ¡Qué suculento manjar! Solo de imaginarlo se les hacían agua sus cefalotórax.

Este año Aracnilandia había sido elegida entre todos los países de Araneae para celebrar el festival más famoso de todos cuanto acontecían en el calendario de los arácnidos y no podían echarlo todo a perder.

Se había corrido la voz de que una banda de arañas saltarinas se habían trasladado desde Australia hacía unos meses para ocupar su territorio y no estaban dispuestas a que la presencia de estos “listillas” bichos le arruinará su esperada fiesta.

Así es que acordaron invitar a sus amigos los murciélagos para que se dejaran ver por las ramas del viejo Roble. Aunque pensándolo bien si alguna de ellas se propasaba con los tentempiés líquidos quizá pudiera poner sus seis ojos en estos pequeños bichos. No estaban seguras tendrían que pensárselo de nuevo.

Lo más divertido de todo serían los sustos que pasarían en el pasaje del terror donde aprovecharían para degustar las viejas langostas capturadas días antes, eso sí, después de someterlas a la pequeña tortura de rodearlas de su seda para inyectarles sus veneno y convertirlas en licor de langosta.

Ains estaban exultantes, divertidas, tanto que casi se les pasa por alto prevenirse de los hombres de rojo que van cargados con sus pócimas raras con las que evitar que su prole se extendiera allende los bosques, pero ¿saben qué? Estos bichos se sentían tan felices que decidieron seguir los pasos de su actriz de moda preferida ArañaScarlatta y dejar ese problemilla… para otro día.

¡Buhhhh!

¿Necesitas información?

Habla con nuestros expertos:

Escríbenos
O llama gratis al

Escribe un comentario

Download this report

Posts relacionados

Ante las nuevas informaciones en prensa, os vamos a hablar de nueva información de la fiebre hemorrágica Crimea – Congo y cómo prevenirla

Leer más

Evitar los mosquitos en casa puede llegar a ser una tarea complicada en verano, te damos unos tips para prevenir las plagas de mosquitos en esta época

Leer más

La transmisión de virus a través de textiles ya no es un problema gracias a Protect 7, diseñado por Initial para proteger tu negocio.

Leer más